Lubricación, Rozamiento Y Función Del Aceite

February 21, 2020

Las partes móviles que originan rozamiento en el interior del motor traen como consecuencia desgastes, calentamiento y pérdidas de potencia.

Entre las piezas que rozan aparece una resistencia que se opone al deslizamiento, cuyo valor está en función de su grado de adherencia y de la presión de contacto.

Esta resistencia que se opone al desplazamiento absorbe una cantidad de energía mecánica que se transforma en calor.

El exceso de calor puede llegar a provocar daños serios en el motor, como el gripado o la fundición de las superficies que se encuentran en rozamiento.

La principal función del sistema de lubricación es evitar, o reducir, el contacto directo entre los metales en movimiento.

 

 

Entre dos piezas móviles existe una holgura que es ocupado por el aceite, que tiene la propiedad de adherirse a las superficies con el objeto de crear una película lubricante. Esto sirve para que las piezas en movimiento se deslicen sobre el aceite sin contacto entre ellas.

Otra característica es que el aceite al estar circulando continuamente evacua el calor originado entre las dos piezas.

 

 

Tipos de rozamiento.

El rozamiento produce efectos que se reducen empleando materiales con buenas cualidades de deslizamiento y acabados superficiales adecuados. Podemos clasificar en tres tipos de rozamiento, dependiendo de si existe o no una película lubricante, se explican a continuación:

 

Rozamiento fluido.

Cuando existe una capa o película de aceite entre las piezas y estas se mantienen separadas totalmente se dice que el rozamiento es fluido, siendo prácticamente nulo, protegiendo las piezas del desgaste y del incremento de temperatura.

Este tipo de rozamiento es el que generalmente se da en los puntos de engrase a presión del motor:

Apoyos y muñequillas del cigüeñal, apoyos del árbol de levas y eje de balancines.

 

 

Rozamiento semifluido.

Este tipo de rozamiento se da cuando la capa de lubricante no es lo suficientemente abundante y uniforme para lubricar por completo las piezas, por lo que se produce cierta fricción entre los elementos y produce desgaste.

Este fenómeno se produce en los cojinetes durante el arranque en frío, donde el aceite se encuentra muy denso y no hay presión suficiente.

Otro lugar donde se produce es entre el segmento o aro de pistón y el cilindro en su parte más alta, donde llega poca cantidad de aceite.

 

Rozamiento seco.

Si los metales o piezas en movimiento entran en contacto directo el rozamiento es seco, no tiene lubricación.

Por esta situación se generan elevadas temperaturas que pueden llevar a una dilatación excesiva y por consecuencia al gripado o también el calor superficial puede generar que se fundan los metales.

Esta situación se produce cuando se encuentra un fallo en el sistema de lubricación, pudiendo llegar a destruir las piezas afectadas.

Por esta razón es que el sistema de lubricación debe estar en óptimas condiciones de funcionamiento y todas las superficies en contacto deben estar lubricadas correctamente.

 

Funciones del aceite lubricante o engrase.

Reduce el rozamiento y las pérdidas mecánicas al interponerse una película de aceite lubricante entre las superficies en contacto.

Refrigera las piezas en contacto, ya que el aceite absorbe el calor y lo transporta hasta el cárter donde es enfriado.

Mejora la compresión ya que incrementa la estanqueidad entre los segmentos o aros y el cilindro.

Los esfuerzos a los que están sometidos los cojinetes son amortiguados y suavizados.

Tanto las partículas provenientes del desgaste como los restos de carbonilla de la combustión son limpiados y transportados por el aceite.

 

Fuente: www.autoytecnica.com

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

El alucinante viaje del aceite por el motor

August 7, 2018

1/2
Please reload

Entradas recientes

September 15, 2020

Please reload

Archivo